Download El imperio de los cuatro horizontes by Joachim Sebastiano Valdez PDF

By Joachim Sebastiano Valdez

Tupac Hualpa fue alguna vez un Totoyrikok, un guardián del orden inca y protector del Imperio de los Cuatro Horizontes. Encargado de l. a. investigación sobre el asesinato de una virtuosa alfarera con conexiones en las altas cortes, Hualpa deberá recorrer el vasto imperio en busca de sus asesinos. l. a. única pista que tiene es u

Show description

Read or Download El imperio de los cuatro horizontes PDF

Best literatura y ficcion books

La vida, el universo y todo lo demas

En este libro prosiguen las cosmicas y comicas aventuras iniciadas en los angeles Guia del autoestopista galactico y El restaurante del fin del mundo, l. a. universalmente aclamada trilogia. cuyos volumenes pueden leerse de forma independiente.

Senales que precederan al fin del mundo

A gripping mirrored image of existence at the border among the us and Mexico, this novel combines modern sensibilities with pre-Colombian delusion because it relates the tale of Makina, a tender, temperamental, and free-spirited woman trying to find her lacking brother. all through her trip, Makina is compelled to depend on her ingenuity to outlive 9 mythical quests in a opposed and unsafe global.

Additional info for El imperio de los cuatro horizontes

Example text

De repente, la cabaña quedó sumida en el silencio. Fuera jugaban los niños, un cóndor graznaba en las nubes, un hombre hablaba a su llama. —¿Dónde lo has encontrado? —preguntó Anas. —Entre los juncos, junto a la fuente. Buscaba violetas cuando oí hablar a unos hombres. Me escondí detrás de una roca. Entonces vi a dos soldados que registraban los alrededores del pilón. No eran de los del puesto; los conozco a todos. Parecían enfadados y se fueron por el sendero que va a parar a la ruta de Cuzco.

Mi pueblo. Tienen que estar pasando el invierno en el valle alto. Un buen sitio para la invernada: hay agua, madera y caza. Yo era un niño cuando llegó a nuestro campamento un hombre de los de abajo en busca de la arcilla perfecta. Creo que se trataba de tu padre. —¿Mi padre llegó hasta los tuyos? —¿Nunca te lo contó? —Solo me habló de subir y subir siempre, subir incluso las laderas del pequeño Salcantay y de que cuando llegara al acantilado negro, daría con la arcilla perfecta. —Nosotros llamamos a ese acantilado la Madre de la Noche; mis hermanos nos llevarán hasta allí.

Absolutamente nada! —¿Y el quipu? —Al cabo de cinco días, después de haber recorrido el mismo itinerario que ellas en todas las direcciones, de haber sondeado todos los abismos donde podrían haber caído, ya no sabíamos qué hacer. El jefe del puesto militar me aconsejó que avisara a la jefatura criminal. Yo no acababa de creer que alguien hubiera podido hacer daño a tres de nuestras mujeres. ¿Ves mi cabello cano, respetado investigador imperial? —Lo veo, padre de tu comunidad —respondió ritualmente Tupac.

Download PDF sample

Rated 4.67 of 5 – based on 12 votes