Download Liquidación by Imre Kertesz PDF

By Imre Kertesz

A dry and sour tale (vital and positive even as) that narrates the unbelievable lifetime of Bé, a author born in Auschwitz who was once baptized with the letter B and a sequence of numbers tattooed on his thigh. Bé commits suicide almost immediately after the autumn of Communism in Hungary, in 1990, and his editor good friend Keserú, attempts to relate his existence whereas he searches for Bé's unpublished novel. In a hundred and fifty pages Kertész describes the torture of writing approximately horror and, defends the facility of affection, literature and stories to beat Auschwitz.

Show description

Read Online or Download Liquidación PDF

Similar literatura y ficcion books

La vida, el universo y todo lo demas

En este libro prosiguen las cosmicas y comicas aventuras iniciadas en l. a. Guia del autoestopista galactico y El restaurante del fin del mundo, l. a. universalmente aclamada trilogia. cuyos volumenes pueden leerse de forma independiente.

Senales que precederan al fin del mundo

A gripping mirrored image of lifestyles at the border among the U.S. and Mexico, this novel combines modern sensibilities with pre-Colombian delusion because it relates the tale of Makina, a tender, temperamental, and free-spirited lady looking for her lacking brother. all through her trip, Makina is pressured to depend upon her ingenuity to outlive 9 mythical quests in a adversarial and hazardous global.

Additional info for Liquidación

Example text

Me impulsaba la tozudez y nada más. En ese viaje te conocí, Adám. Después me contaste que realmente te había exasperado, pues tenías la sensación de que ni siquiera me percataba de tu existencia. Claro que me percataba. Veía que te interesabas por mí. Recurriendo a un pretexto, me interpelaste en el vestíbulo del hotel en una ocasión. En otra, me ayudaste educadamente a subir el empinado estribo del autocar. En la siguiente, te referiste con un comentario ingenioso a un cuadro. Me propuse entonces que, si volvías a dirigirte a mí, te hablaría a las claras: estimado campeón de tenis (no sé por qué, pero se notaba que te gustaba jugar al tenis), no se esfuerce usted en vano, que no estoy yo para acostarme con nadie.

Insistí en que ése era el último deseo de Bé. Admito que la explicación cojeaba un poco. Pero ¿por qué necesitabas una explicación? ¿Por qué habías de tensar la cuerda hasta el final, por qué torcías el gesto como si me exigieras responsabilidades? Si no temía haber destruido algo importante, preguntaste con cara de preocupación. Resultaba extraño, o más que extraño, que asumieras la defensa de Bé ante mí. Sé lo que te guiaba: tu bandera, la honestidad. No podía hacer nada por ti, Adám, nada de nada.

Respondió una agradable voz de hombre. Me presenté y pregunté por la "médico-jefe". ". Después oí la voz de ella, irritada y quizá también un poco alarmada: "¿Tan urgente es que no puede esperar hasta mañana? Está bien, ve a verme mañana a la policlínica". Aún tuve el descaro de preguntarle cuándo atendía. "Por la tarde. Entre tres y ocho", respondió, bastante malhumorada, me dio la sensación. Recuerdo que me sentí sumamente satisfecho. ". Después pasé dos días sin llamarla. Que se vaya ablandando: algo así pensé.

Download PDF sample

Rated 4.67 of 5 – based on 47 votes