Download Los idus de Marzo/ The Ides of March by Valeria Massimo Manfredi PDF

By Valeria Massimo Manfredi

«¡Guárdate de los idus de marzo!» Esta fue los angeles célebre advertencia que hizo un adivino a Julio César, infausto presagio de lo que iba a suceder. El complot ya estaba urdido y los conspiradores decididos a dar el golpe deadly. Tampoco las palabras de aviso del adivino fueron las únicas que escuchó César en los días previos al asesinato, pero period tan grande su confianza que las rechazó. En muchos aspectos los angeles de César fue una muerte anunciada.
Esta obra de Valerio Massimo Manfredi es l. a. crónica implacable de las cuarenta y ocho horas anteriores al sangriento acontecimiento que había de cambiar los angeles historia. En ella todos los personajes -desde César hasta Porcia, desde Cicerón hasta Bruto, l. a. mano ejecutora- van asuminedo su papel con l. a. tensa cadencia de una tragedia griega. Y es que a veces los angeles historia es los angeles mejor novela...

Show description

Read or Download Los idus de Marzo/ The Ides of March PDF

Best literatura y ficcion books

La vida, el universo y todo lo demas

En este libro prosiguen las cosmicas y comicas aventuras iniciadas en los angeles Guia del autoestopista galactico y El restaurante del fin del mundo, l. a. universalmente aclamada trilogia. cuyos volumenes pueden leerse de forma independiente.

Senales que precederan al fin del mundo

A gripping mirrored image of existence at the border among the U.S. and Mexico, this novel combines modern sensibilities with pre-Colombian delusion because it relates the tale of Makina, a tender, temperamental, and free-spirited lady trying to find her lacking brother. all through her trip, Makina is compelled to depend on her ingenuity to outlive 9 mythical quests in a adversarial and unsafe international.

Additional info for Los idus de Marzo/ The Ides of March

Example text

Corriendo hacia ella, pero Porcia se había clavado ya el estilo en el muslo izquierdo, moviendo su punta dentro de la herida para lacerar más sus carnes.

La paja arde, la moneda perdura —respondió Rufo y lanzó al aire un as de Cayo Mario reluciente y brillante como si fuera de oro. —Cara, el atajo para ti —dijo Vibio. Rufo bloqueó con la derecha la moneda en la palma de la mano izquierda: —¡Caballos! —dijo señalando a la cuadriga que adornaba la cruz—. Te toca a ti. Yo tomaré por la Flaminia menor. Los dos amigos se miraron durante unos instantes a los ojos, acercaron los caballos y se dieron mutuamente un gran puñetazo en el hombro derecho. —¡Cuidado con las mierdas de vaca!

Cuidado con las mierdas de vaca! —exclamó Vibio, repitiendo su fórmula preferida contra el mal de ojo. —¡Y tú también, bribón! —contestó Rufo. —Nos veremos cuando todo haya terminado —se despidió Vibio. —Y en caso necesario —se rió burlonamente Rufo—, siempre está Pullus. En realidad él es hijo de una cabra. Nos alcanzará donde estemos. Tocó los costados del caballo y tomó por un sendero apenas visible que descendía por la pendiente del monte hacia el valle y la pasarela que atravesaba el Reno, centelleante como una espada bajo la luna.

Download PDF sample

Rated 4.89 of 5 – based on 14 votes